Inicio
Filosofía
Nuestro objetivo
Herramientas
Actividades
• Escuela para niños
• Programas personalizados
• Competencias
• Terapia psicofísica asistida con caballos
Especialización
• Cursos y Clínicas
• Talleres y seminarios
• Talleres para grupos y empresas
• Perfeccionamiento y Entrenamiento deportivo
• Asesoramiento
Cursos de Capacitación
Próximos cursos
Links
Artículos
Perfil
Galería de Fotos
Novedades
Contacto

 

Equilibrio y Balance en la equitación.

Si hay dos grandes conceptos sobre los cuales trabajar en equitación, son estos: Equilibrio y Balance.

Si nos remitimos al significado de cada uno de estos conceptos según el diccionario de la Real Academia Española, encontraremos una sutil diferencia entre ellos que es válida nombrar.

La definición de equilibrio hace referencia a la ley de la física que dice que un cuerpo se encuentra en equilibrio cuando la suma de las fuerzas opuestas que actúan en él da por resultado una fuerza nula.

La definición de Balance en cambio incluye una idea de cuerpo en movimiento, en donde hay dos fuerzas que se contraponen pero se complementan dando por resultado un movimiento de un lado hacia otro.

Así como la idea de equilibrio es algo más estática, la definición de balance incluye el movimiento oscilante y abre un panorama muy amplio en cuanto a las dimensiones a las cuales se lo puede aplicar.

En la equitación estos conceptos los aplicamos al caballo, pero están absolutamente influenciados por el jinete. La mejora en el equilibrio y balance del caballo estará dado en gran medida por el desarrollo de un asiento independiente, su alineación, y el control que el jinete tenga de su propio centro de gravedad.

La armonía entre jinete y caballo es el resultado de la calidad y refinamiento que el jinete logre en la conjunción entre ambos centros de gravedad.

El centro de gravedad del caballo:

El centro de gravedad del caballo, considerando su estancia natural, se halla alojado en un punto formado por la intersección de tres Ejes. Un eje longitudinal, un eje transversal y un eje horizontal.

Eje longitudinal: divide al caballo en dos mitades y recorre su línea superior desde la nuca a la cola.

Eje transversal: divide al caballo en la mitad anterior y posterior.

Eje horizontal: corre horizontalmente desde ambos encuentros hasta la cadera.

Eje horizontal y Eje transversal.

Eje Longitudinal.

Este centro por consiguiente se encuentra mayormente sobre la mitad anterior del caballo, debido a que es esta mitad es la que soporta el mayor peso .A su vez es afectado por muchas situaciones , como el estado del caballo, su desarrollo muscular, su nivel de entrenamiento y muchas características transitorias o permanentes del mismo.

Como vemos en el dibujo, en el caballo el centro de gravedad y el centro de movimiento no coinciden.

El centro de gravedad del jinete:

En el humano el centro de gravedad se encuentra alojado dentro la cadera, aproximadamente 5 dedos debajo del ombligo y situado sobre el plano medial del cuerpo. En el Jinete este centro coincide con el centro del movimiento. Es donde nace y se proyectan los movimientos.

Para la cultura japonesa este lugar es llamado hara, para los chinos tantien, y es desde donde emana la energía (ki o chi) para el movimiento y para la vida.

Esta coincidencia entre ambos centros es de suma importancia y nos diferencia de los animales cuadrúpedos. De aquí la importancia de desarrollar el sentido del centro, algo que los artistas marciales conocen muy bien. De ello depende no solo la capacidad de manejar nuestro equilibrio y balance, sino la capacidad de generar, absorver y redireccionar energía.

De eso se trata la equitación.

Alineación del jinete:

Para poder alinear el caballo de acuerdo a sus ejes y en todas las marchas, es imprescindible el alineamiento del jinete primero. Recordamos que solo podemos pedir algo al caballo cuando nosotros lo hayamos logrado anteriormente.

El desarrollo de un asiento centrado requiere de un alineamiento vertical de oreja, hombro, cadera y talón, como así también de la nivelación de ambos hombros y ambas caderas.

En busca del equilibrio:

En todas las actividades físico-deportivas, el equilibrio desempeña un papel muy importante .Para desarrollar el equilibrio es necesario un correcto control postural y modificaciones tónicas de los músculos y articulaciones a fin de garantizar la relación estable entre el eje corporal y la gravedad. De aquí que podemos percibir que en el deporte como en el movimiento, el equilibrio es algo que perdemos y ganamos constantemente. Es algo dinámico que requiere de ajustes permanentes y en gran parte inconcientes. En los deportes ecuestres son dos cuerpos que deben encontrarse y resonar conjuntamente.

Hay algunos factores que intervienen en el equilibrio. Los sensoriales y motores que son aportados por el sistema laberíntico del oído, el sistema plantar y las sensaciones cenestésicas. Los factores mecánicos como la fuerza de gravedad, la base de sustentación y el peso. Y podríamos hablar de muchos otros factores teniendo en cuenta que no somos solo cuerpos físicos, si no también contamos con un plano psíquico, emocional y también espiritual. Todos estos factores aportan información y estabilidad a nuestro equilibrio en todos los planos. De aquí la importancia como jinetes de cultivarnos en muchos diversos aspectos.

Thomas Ritter dice “Un caballo sólo puede estar física y emocionalmente balanceado tanto como lo esté su jinete”.

¿Como mejorar el equilibrio?

Como vimos, hay varios ejes sobre los cuales trabajar. Para el caballo todos los ejercicios que incluyan flexión y aporten elasticidad sobre sus dos ejes, el transversal y el longitudinal. Ceder a la pierna, espalda adentro, grupa adentro y grupa afuera, son ejercicios indicados. Y también todos los ejercicios sobre caballetes y pequeños obstáculos.

Así como el balance longitudinal se obtiene mediante la flexión longitudinal, el balance lateral de obtiene mediante la flexión lateral

Balance:

Como lo vimos con anterioridad el balance incluye la idea no solo de movimiento sino de de compensación entre dos cosas. La palabra Balance sugiere una necesidad de evaluar y armonizar los opuestos. Balance entre el pedir y el recompensar, balance entre la suspensión y la amplitud, entre ceder y tomar, entre perder y recuperar, entre el descanso y la actividad, entre fuerzas opuestas. Y podríamos nombrar muchísimos más opuestos complementarios que tenemos que armonizar constantemente.

Por eso la palabra Balance incluye la idea de equilibrio y le suma la idea de lo dinámico, de las polaridades y la complementación entre dos cosas aparentemente opuestas.

La equitación nos pone a prueba cada día y nuestro caballo es el espejo en el cual mirarnos. La búsqueda de balance excede el plano de lo técnico y lo físico y nos obliga a una mirada más amplia y autocrítica en muchas dimensiones, como lo son la psíquica y la emocional. Considerando y trabajando en todos sus planos podremos finalmente encontrar el equilibrio y el balance con nuestro caballo que tanto anhelamos y transformarlo en armonía y belleza.

 

Andrea Pigazzi
Preparadora Físico- Deportivo
Instructora de Equitación
Centered Riding Instructor

 

 

     

Escuela de Equitación RELINCHOS - Cruz Grande
(CP 5178) Provincia de Córdoba, República Argentina
www.relinchosargentina.com.ar       andreapigazzi@gmail.com